Taller de pintura de zona de peligro de explosion

https://tea-active.eu/es/

La adicción al trabajo es una gran dependencia psicológica. Se manifiesta en la necesidad constante de construir tus metas, que descuidan a tu familia, amigos, descanso y aún duermen. Por supuesto, la actividad es una bebida de las excepciones de ser todo lo humano. Por lo tanto, el adicción al trabajo es una adicción única que no encuentra vergüenza. ¿Y cuándo reconocerlos uno al lado del otro?

La adicción al trabajo se caracteriza por una gran necesidad de trabajo diario. Los enfermos tratan cada momento libre como un tiempo muerto. Entonces tienen malestar y mal humor. A menudo se quedan en las oficinas en casa después de las horas y regalan días y días festivos. Abandonan a sus familiares, amigos y no tienen pasatiempos y no desarrollan sus pasiones y participación. Muy a menudo acompañados de constantes dolores de cabeza, náuseas, fatiga y entrevistas con la concentración y el sueño.

Para facilitar el tratamiento, vale la pena encontrar la falla de este punto. Por lo general, dependen de los perfeccionistas típicos. Tienen ambiciones serias y dependen de todo para hacerlo perfectamente, muy duro, sin ninguna deficiencia. Muchas mujeres también opinan que el adicción al trabajo puede asociarse con un sentido de autoestima. Los dependientes a menudo podrían haber sido problemas materiales en la historia y solo depender de cómo usar sus actividades sabiamente para aumentar sus ingresos.

El adicto al trabajo, como toda dependencia psicológica, crea sus propios efectos negativos. Una de ellas es, paradójicamente, la disminución de la eficiencia y la productividad. Los adictos al trabajo están sobrecargados de trabajo por el constante desempeño de los deberes, y no se dan cuenta de las aventuras de la última, que simplemente pierden mucho tiempo, por ejemplo, cuidando la función y pensando en cada tarea. El peor efecto secundario es perder interés en tu propia vida, por lo que los adictos deben ir necesariamente a la psicoterapia correcta.